Secciones
Restaurantes
Gastronomía
Agenda
Noticias
Despensa / Bebidas
Libros
Cocina regional
Cocinas del mundo
Viaja y come
Con nombre propio
Entrevista con...
Cocina
Bodega
Servicios Empresa
Eventos
Guías exclusivas
Regalos empresa
Restauradores
Grupo Accua
Club Accua
Conócenos


 Ver lista de restaurantes en la provincia seleccionada

  Cocina regional

El 9 de octubre se celebra con dulces
Viva la "Mocaorà" valenciana

Si la mayor parte de culturas ha aceptado a San Valentín como el benefactor de los enamorados, los valencianos demuestran el amor a su pareja el 9 de octubre, festividad de San Dionís, con un regalo: la "Mocaorà".

Pero, ¿qué es la "Mocaorà"? Pues unas piezas de pasta de almendras y azúcar en forma de frutas envueltas en un pañuelo y acompañadas de la tradicional "piuleta" y "tronaor".

Existen varias explicaciones sobre el origen de la "Mocaorà", una tradición que se mantiene con orgullo y que incluso ha ganado en popularidad con el paso de los años. La teoría más aceptada sitúa su aparición en el siglo XV, cuando las celebraciones por la reconquista de Jaume I toman un cariz más ruidoso y festivo, acorde con el carácter valenciano. En aquella época la pólvora toma el papel protagonista y desde las terrazas de las casas, en las plazas y en las calles de Valencia, se lanzan petardos de todas clases, conocidos como "triquitraques", "piuletes" y "tronaors".

Cien años más tarde, los fuegos con pólvora empiezan a institucionalizarse, se organizan procesiones y aparece una romería nocturna en la que se consumen productos típicos de la tierra. Sin embargo, la Guerra de Sucesión y la llegada de Felipe V terminan con estos actos y se prohíbe el lanzamiento de cohetes.

Ante la prohibición, los horneros valencianos ingenian un producto con el que mantener viva la llama de las "piuletes" y "tronaors'", aunque sea desde el punto de vista del paladar. También deciden dar una nota de color con la introducción de unas pequeñas piezas en forma de frutas y hortalizas elaboradas con mazapán. El nombre de "Mocaorà" viene, lógicamente, de la pieza de tela (mocador, pañuelo) con la que se envuelven estas joyas de la repostería valenciana.

Es en este momento cuando la tradición se vuelca en el sentido que hoy conocemos, como una muestra del amor que los novios o maridos sienten por su pareja. La forma de envolver también está sujeta a unas estrictas normas, ya que para que todo sea perfecto las cuatro puntas del pañuelo deben anudarse con estilo y delicadeza.

Hoy en día, es un maravilloso espectáculo observar los escaparates de los hornos y confiterías valencianas adornadas con las frutas, las "piuletes", los "tronaors" y el colorido de los delicados pañuelos de seda. Nada hace indicar, afortunadamente, que la tradición vaya a perderse. Seguro que sabrá adaptarse a los nuevos tiempos, porque ¿a qué persona no le gustaría recibir tan dulce regalo de su pareja?

Agradecemos al personal de La Rosa de Jericó (Hernán Cortés, 14) su colaboración en la elaboración de este reportaje.


Onmedia

Untitled Document
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Búsqueda personalizada
con más criterios de búsqueda
 
Te recomendamos
restaurante

Reservar ahora

Restaurantes de España    Consejo    Búsqueda avanzada de restaurantes    Recetas    Suscripciones    Top 10     Vinos     Condiciones Generales
Restaurantes de Madrid    Restaurantes de Barcelona    Restaurantes de Sevilla    Restaurantes de Valencia    Restaurantes de Málaga


Nav.4.0 o sup. - Resolución recomendada 800 x 600 - 16 bit color
© Accuacom 2000, S.L.   B-82634866 - Sugerencias: informacion@accua.com